domingo, 31 de agosto de 2014

Sobre el Esmalte Anti-violación y el Feminismo Radical


   La semana pasada se dio a conocer que unos estudiantes de EUA habían inventado un esmalte de uñas que cambia de color al detectar drogas que son comúnmente puestas en bebidas para sedar a chicas, con el fin de violarlas o secuestrarlas para tráfico sexual; la chica simplemente tiene que meter el dedo en su bebida y sabrá si intentan drogarla, con lo que puede huir o denunciar a quien se la dio.


   Esta noticia se hizo relativamente viral, y recibió la aprobación de un alto porcentaje de la comunidad en internet; sin embargo, las principales críticas vinieron de parte del sector feminista más radical en EUA.


   El principal argumento en contra es que se está poniendo la responsabilidad sobre la potencial víctima para evitar la violación, en lugar de crear una cultura de 'no violar a las mujeres'. Suena razonable, ¿no? 'Vivimos en una cultura machista donde se le dice a las mujeres que tomen precauciones para evitar ser violadas, en lugar de enseñar a los hombres a no violar', argumentan, y reciben el apoyo de muchos y muchas.



Ahora bien, ¿por qué este argumento es erróneo y poco realista (a mi parecer)?


Te voy a plantear una analogía para darme a entender. 



  Miles de personas mueren en el mundo cada año al ser atropelladas por automóviles, y también en choques. 


  Por supuesto, lo ideal sería que existiera una cultura vial generalizada, donde no sea necesario poner multas a los automovilistas, donde todos respeten el reglamento de tránsito y conduzcan con precaución, donde nadie conduzca en estado de ebriedad, a exceso de velocidad o cansado; lo que evitaría muchos accidentes y atropellamientos. 


  Pero no vivimos en un mundo ideal, y aunque existiera dicha cultura vial generalizada, en donde la mayoría de los automovilistas respetaran el reglamento de tránsito, nunca faltará algún desquiciado, un borracho o un irresponsable, que viole el reglamento y se mate o mate a alguien. Es parte de la naturaleza humana transgredir las normas sociales en alguna ocasión, o que algunas personas con problemas mentales anden libres.


  Entonces, no se trata únicamente de que los automovilistas respeten la cultura vial, sino que también los peatones tomen precauciones, como mirar a ambos lados, respetar el paso de los autos, no cruzar la calle esquivando carros (al menos aquí en México es común que gente sea atropellada por cruzar esquivando los autos, porque no quisieron esperar el cambio del semáforo o no quisieron cruzar por un puente, ¿de quién es el error entonces?), cosas por el estilo. Es una responsabilidad compartida, no sólo de un sector.





¿Cómo se aplica esto a nuestro tema, las violaciones?




   Bueno, nuevamente, lo ideal sería que nuestras sociedades no fueran machistas, que existiera una cultura del respeto a la mujer (y a todas las personas en general, no sólo a las mujeres), en donde no fuera necesario tomar medidas 'preventivas', ni castigar a los violadores porque, de hecho, no habría violaciones. 


   PERO, no vivimos en un mundo ideal, y aunque existiera una cultura generalizada de equidad de género y respeto (sin machismo), nunca faltará algún pervertido o psicópata, por lo que, aunque el número de violaciones sería significativamente menor, es imposible erradicarlas al 100%. Así que nunca estará de más tomar precauciones.


¿De cuándo acá el proteger la propia integridad física, mental y sexual, dejó de ser un asunto personal?






   Hagamos una aclaración. Estoy totalmente de acuerdo en que necesitamos un cambio radical en la educación de nuestras sociedades, no sólo en el aspecto del machismo, sino también en lo relacionado a todo tipo de discriminación, y otros aspectos. 

  Siempre he promovido la idea de que la solución a muchos de nuestros problemas está en la educación, lo demás sólo es regulación. Pero esto no sucede de la noche a la mañana, y aunque lo logremos, no puedes ignorar que siempre existirán delincuentes, pervertidos, psicópatas y sociópatas, tal vez menos de los que hay hoy en día, pero siempre existirán algunos. 

   Hoy en día hay un grave problema con los países islámicos y en la India, donde castigan a la mujer que fue violada, muchas mujeres y niñas son vendidas como esposas o esclavas sexuales; incluso en México se han desatado polémicas porque en algunos pueblos indígenas acostumbran vender a las hijas al mejor postor; y lo más curioso es que muchas personas que critican el machismo de la sociedad occidental, defienden el respeto a los 'usos y costumbres' de estas otras culturas, que practican un machismo mucho peor que el occidental.


   Es cierto que nuestras sociedades tienden a 'cosificar el cuerpo y  la sexualidad', sobre todo de las mujeres, pero incluso la idea de crear una sociedad que enseñe a 'no violar a las mujeres', es un poco absurda, ¿acaso la sociedad puede evitar que existan pervertidos, perturbados y psicópatas, o gente con problemas neurológicos?

   La educación por el respeto a la mujer por supuesto que es necesaria, aunque no es una solución definitiva (seamos realistas, no existen las soluciones definitivas, hay muchos factores a considerar), y mucho menos es una solución a corto plazo, es un proceso que llevará años, posiblemente varias generaciones. 

  Es responsabilidad tanto del Estado como de la sociedad misma crear una cultura de respeto y eliminar el machismo, mientras esto se logra, no está demás tomar algunas precauciones,  cada uno de nosotros también es responsable de cuidarse, no sólo las mujeres para prevenir una posible violación (ya que nunca faltará algún delincuente o desquiciado), también todos nosotros para prevenir todo tipo de tragedias (como en la analogía de los accidentes viales, ve a ambos lados antes de cruzar y no andes esquivando carros, la cultura vial es responsabilidad tanto del conductor como del peatón).

    Está bien que se luche por una cultura de anti-violación a la mujer, pero eso no significa que una persona no tenga también cierta responsabilidad de protegerse a si misma por cualquier medio. La cultura del sometimiento a la mujer (en este caso, en el ámbito sexual), es un problema social que se debe atacar de distintos frentes. Criticar el campo de acción de uno de los frentes y hacerlo ver como equivocado en su esencia (en este caso, la crítica hacia este novedoso e ingenioso esmalte de uñas), es simplemente hacer un reduccionismo del problema (y de sus posibles soluciones).



   Y otra cosa, los castigos más severos no sirven para inhibir el crimen, a estas alturas ya deberíamos saberlo, pero mucha gente sigue con la tonta idea de castigar en lugar de educar y prevenir, en parte gracias a la religión.


   Reconozcámoslo y seamos realistas, los chicos que inventaron el esmalte tuvieron una buena idea, una alternativa de prevención, no una solución definitiva. Sólo eso. El esmalte detector de drogas, es una muestra del ingenio científico aplicado a un problema real.


   No es la primera vez que critico al Feminismo Radical, no soy machista, pero me parece que muchas feministas caen en argumentos poco realistas, demasiado idealistas y emocionales, incluso irresponsables, al esperar que el Estado y los hombres sean los únicos que deben cambiar, y ellas sólo protestar. 
He visto a varias personas decir que la mujer debería poder ir desnuda por la calle si quiere sin temor a ser acosada, pero me pregunto si opinarían lo mismo al ver a un hombre desnudo libremente por la calle; no me extrañaría que algunas de estas personas lo tachen de pervertido. ¿Dónde queda la congruencia entonces?

   Estoy de acuerdo en que la mujer debería poder vestirse como quiera sin ser acosada, y no sólo las mujeres, cualquier persona debería poder vestirse como quiera sin ser discriminada, y debe poder salir a divertirse sin miedo no sólo a las violaciones sino a cualquier peligro, pero no pueden ignorar por ideología la naturaleza humana y otros factores externos.




   Se parecen a los 'posmos' y filósofos, y también a mis profesores y colegas de ciencias sociales y humanidades, que se niegan rotundamente a aceptar la influencia de la genética y neurológica en los comportamientos sociales humanos (sin caer en determinismos), pero lo hacen sólo por ideología y niegan las evidencias científicas. 




POR ESO PREFIERO EL HUMANISMO





Como siempre he dicho, esta sólo es mi opinión, no escribo esto para convencerte que cambies tu forma de pensar, simplemente argumento mi punto de vista, y estás en tu derecho a comentar, estés o no de acuerdo conmigo, sólo te pido que con respeto y argumentos.



1 comentario:

Roberto Reichenbach dijo...

¡Hola "Beto Escéptico"!
Antes que nada, me encanta tu página, sin embargo, hasta hoy que he leído una publicación tuya. Coincido mucho contigo. Los castigos severos para hacer cumplir leyes severas no solucionan nada. Muchas veces, los crímenes y delitos aumentan ante leyes fuertes y sanciones drásticas. Lo más recomendable es la educación más adecuada, y luego todo queda al criterio de los ya educados así, fuera de todo credo religioso. Todos debemos cooperar, no solo los hombres cambiar y las feministas seguir con protestas. Todos tenemos que colaborar, pero a la vez, ser cada uno como persona individual con sus derechos propios. Así buscaremos grupos que piensan y son como nosotros. Y si otro grupo está en desacuerdo, que respete, sin intentar cambiarnos para que seamos como ellos. Las sociedades deben vivir cambios radicales, y a su vez, aún requerimos de mayores libertades y derechos que todavía se consideran anti-éticos, o incluso, ilegales. El sistema penal, según ciertos expertos, debe suprimir sanciones aún drásticas y, en su lugar, establecer nuevos castigos diferentes. La pena capital o de muerte y la cadena perpetua no mejoran, ni modifican nada. Algunos sugieren duros trabajos sociales bajo custodia policial, en lugar de ser encarcelado durante unos meses o unos años, por ejemplo. De igual forma, se deben despenalizar algunos "delitos" considerados así para el interés de unos pocos elitistas, manipuladores de las masas sociales. De nuevo, estoy de tu lado y recibe mis mayores apoyos. Mi nombre es Eduardo Solà Repetto (en cuenta Google "Roberto Reichenbach"), soy español, residente en San José de Costa Rica, donde aún existe un gran sometimiento de la iglesia católica.