El Dragón de Prometeo

sábado, 16 de junio de 2018

Echaron al médico que amenazó con no anestesiar a las mujeres que quieran abortar

Facundo Segovia Barcena


Así lo informó el ministerio de Salud Pública de La Rioja luego de que Facundo Segovia Barcena amenazó través de las redes sociales con torturar a las mujeres que se sometan al procedimiento.
Facundo Segovia Barcena es médico anestesiólogo del Hospital del Niño y la Madre de La Rioja y este viernes utilizó sus redes sociales para amenazar a las mujeres que deseen abortar. La publicación que hizo en las redes se viralizó y este viernes por la noche el Ministerio de Salud de la provincia anunció su despido.

“El Ministerio de salud a través del hospital de la Madre y el Niño repudia los dichos expresados por un médico anestesiólogo de dicha institución habiendo resuelto desafectar de manera inmediata al profesional del hospital materno y elevar comunicación a la Asociación de Anestesia de la Provincia, Consejo de Médicos y Colegio Médico de la Provincia”, declara el comunicado.

Además, explica que “La Rioja es una de las 9 provincias que aplican el protocolo de interrupción legal del embarazo”.
Segovia Barcena había amenazado con torturar a aquellas mujeres que lleguen a sus guardias a practicarse un aborto

Para ello aseguró que no les suministraía la anestesia necesaria. "En mi guardia los abortos se harán SIN ANESTESIA" declaróen las redes.

Cuando sus posteos amenazantes comenzaron a viralizarse en forma de repudio, Segovia Barcena decidió ocultarlas y no dejarlas en modo público. Antes de eso el posteo fue compartido más de 4 mil veces.

Segovia Barcena pertenece además a la Asociación Anestesiológica Riojana.



viernes, 12 de enero de 2018

Explicando el Ateísmo a los Creyentes

¿QUÉ ES EL ATEÍSMO?


Autor:  Ian Birnbaum



¿Qué es ateísmo? ¿En qué creen los ateos? ¿Es el ateísmo una religión?


¿Has oído la frase: “No puedes probar un negativo”? Porque la incredulidad no se puede describir de la misma manera que la credulidad, resumir el ateísmo puede ser un proyecto difícil — similar a poner orden en una jaula de grillos.


El ateísmo no tiene una estructura de reglamento central. Puesto que nadie puede ser excomulgado del ateísmo, los no creyentes son libres de sostener una gran variedad de opiniones, convicciones y filosofías personales. Aún así, existen algunos hilos centrales que unen a la mayoría de los ateos y los definen como seguidores de una no-religión.



¿QUIÉNES SON LOS ATEOS?


Dentro de los Estados Unidos, es muy común que los ateos sean jóvenes, varones, caucásicos y universitarios. Una encuesta realizada por el Centro de Investigación Pew (Pew Research Center) encontró que el 67 por ciento de las personas auto-descritas como ateos son hombres y el 38 por ciento son entre las edades de 18 y 29 años. Para el 2012, los no creyentes en general componían el 19.6 por ciento de la población estadounidense, pero de ese número, de hecho sólo una fracción se hace llamar ateos. Los calificativos más comúnmente usados son “sin afiliación,” “sin preferencia religiosa,” o “agnóstico.”


Muchos ateos con frecuencia citan la educación avanzada como un detonante de su falta de creencia. Con títulos avanzados en ciencia, medicina y filosofía son más propensos a describirse como ateos que el público en general.


A lo largo de nuestras vidas, todos corremos el riesgo de encontrar cosas que desafían nuestras perspectivas del mundo y entrar en conflicto con las creencias que sostenemos estrechamente. Los años en los que perseguimos una educación avanzada son aquellos durante los cuales más frecuentemente fortalecemos, adaptamos o cambiamos nuestros sistemas de creencias.




LA COSMOVISIÓN ATEA


La idea central en el ateísmo se encuentra en el nombre: a-teísmo, usar el prefijo “a-,” significa “privación” o “negación” y la palabra “teísmo,” creencia en un Dios personal y providente. Así que, de manera sencilla, ateísmo significa no creer en una deidad. Al principio esto es obvio, pero vale la pena señalar que la palabra es distinta a algunos términos más hostiles como antiteísmo, que significa contra una deidad.


Aunque esto es comúnmente una idea equivocada sobre los ateos, los ateos no están enojados con o rebelándose contra un Dios. Los ateos simplemente no creen que existe un Dios. Los ateos no están enojados con Dios por no existir de la misma manera que los creyentes no están enojados con el sol por no salir por el lado poniente. No es como el mundo funciona desde la perspectiva atea.


Para bien o para mal, la religión ha jugado un papel importante en la conformación del mundo como es hoy. Es por esta razón que muchos ateos definen su comportamiento y creencias como una reacción contra algo: Contra Dios, contra la iglesia, contra familias o sociedades religiosas. Es principalmente por esta razón que los ateos tienen una reputación de ser militantes o argumentativos.


Ya sea que este tipo de comportamiento valga la pena o no, eso depende de lo que la persona decida. Pero el hecho es que, al menos en los Estados Unidos, los ateos frecuentemente están mejor informados sobre la religión que muchos creyentes casuales e incluso algunos devotos. Los ateos eligen vivir sus vidas sin un dios por muchas razones, pero esas razones casi nunca son creadas por ignorancia o por la imposibilidad de escuchar el evangelio.



LOS ATEOS Y LA SOCIEDAD


A lo largo de la historia, los no creyentes de todas las clases han sido perseguidos por el sistema de creencias de la mayoría. Aunque la mayoría de las religiones ha sido oprimida en algunos lugares y tiempos, en el mundo occidental en los últimos 1,500 años se ha visto a los ateos ser desterrados, silenciados, torturados y asesinados.


Las sociedades modernas no toleran la violencia religiosa — gracias a Dios — pero la persistente desconfianza de los ateos permanece. Más de la mitad de los estadounidenses consideran a los ateos como “amenazantes.”


Los ateos enfrentan los más altos prejuicios para algún cargo político — el votante estadounidense promedio tiene más probabilidad de votar por una persona homosexual o un musulmán que poner un no creyente en algún cargo. Hay siete estados en los Estados Unidos donde se les prohíbe a los ateos ocupar cargos públicos de cualquier tipo. Los ateos son la minoría religiosa de más rápido crecimiento en Estados Unidos pero aún no son lo suficientemente representados en el gobierno.



DANDO SENTIDO A LA VIDA SIN DIOS


Pero la parte más difícil de ser ateo, en mi experiencia, está llegando a un significado de vida. Leíste bien: Soy ateo. Y en conversaciones honestas con los cristianos y otros que me preguntan sobre esto, digo que, para mí, el aspecto más difícil de la vida sin creer en una deidad es entender por qué estamos todos aquí.


Aunque a veces todos necesitamos un poco de ayuda para levantarnos de la cama en las mañanas, los creyentes tienen una razón para incorporarse en la religión de su elección. Los cristianos salen al mundo cada día a trabajar para glorificar a Dios. Los hindúes intentan ser mejores para que su próxima reencarnación sea una más feliz y más cerca de ser libres de un ciclo de renacimiento en un mundo ilusorio.


Para los ateos, la cuestión del sentido de la vida es mucho más difícil, menos concluyente y más profundamente personal. Las razones que encontramos para levantarnos de la cama por la mañana son las mismas que para la mayoría de los creyentes: Nuestras familias necesitan que seamos proveedores; nuestro trabajo necesita que laboremos; nuestras comunidades nos necesitan para servir.


Sin embargo, más allá de esas necesidades inmediatas, la cuestión se vuelve más difícil. Sin nuestra ayuda nuestras comunidades van a fallar, pero. . . ¿y qué? Esta es una pregunta con la que los ateos más introspectivos tendrán que luchar una vez o varias veces a través de su vida.


El reconocido ateo y autor Christopher Hitchens escribió sobre este tema en su libro de memorias. Hitchens se ofendió grandemente al ser preguntado acerca de sus pensamientos sobre el significado de la vida — algo con lo cual no estoy totalmente de acuerdo. El significado en las vidas de los creyentes, después de todo, puede ser investigado en sus libros sagrados. Con los ateos, la única manera de averiguarlo es preguntándoles.


Independientemente, Hitchens pensaba esto de la vida: “Una vida que comparte aunque sea un poco de amistad, amor, ironía, humor, paternidad, literatura y música y la oportunidad de tomar parte en las batallas por la liberación de los demás, no puede llamarse [una vida] ‘sin sentido."


Para mí, la respuesta siempre se deduce a ayudar a los demás. A través de la caridad, la amistad y el amor, trato de hacer un impacto positivo en la vida a mi alrededor, para que así puedan estar en un mejor lugar para a su vez impactar vidas alrededor de ellos. De esta manera, tal vez podemos todos contribuir a hacer una especie que sea más feliz, más saludable y mejor de lo que somos hoy en día.



¿Por qué debería importar eso? Porque así lo quiero.



Este texto fue extraído de una página sobre cristianismo y espiritualidad, y en esta ocación le dieron la oportunidad a un ateo de explicar Qué es el Ateísmo de manera que los creyentes tenga una visión más realista y sin prejuicios. Fuente: http://www.exploregod.com/es/que-es-ateismo

DIEZ MITOS Y VERDADES SOBRE EL ATEÍSMO - SAM HARRIS

1. Los ateos creen que la vida no tiene sentido.

Por el contrario, la gente religiosa suele quejarse de que la vida no tiene sentido e imaginan que solo pueden ser redimidos por la promesa de felicidad eterna más allá de la tumba. Los ateos tienden a ser bastante seguros de que la vida es preciosa. A la vida se imbuye de significado viviéndola plenamente. Las relaciones con aquellos que amamos son significativas ahora, no necesitan ser eternas para eso. Los ateos tienden a encontrar este miedo como una insignificancia… bueno… sin significado.

Resultado de imagen para SAM HARRIS


2. El ateísmo es responsable por los más grandes crímenes de la historia.

La gente de fe suele afirmar que los crímenes de Hitler, Stalin, Mao y Pol Pot fueron el producto inevitable de la no creencia. El problema con el fascismo y el comunismo, sin embargo, no es que sean muy críticos de la religión; el problema es que son demasiado parecidos a la religión. Tales regimenes son intrínsecamente dogmáticos y generalmente hacen surgir cultos a la personalidad indistinguibles de los cultos a los héroes religiosos.

Auschwitz, el GULAG y los campos de la muerte no son ejemplos de lo que pasa cuando los humanos rechazan el dogma religioso; son ejemplos de los estragos que causan los dogmas políticos, raciales y nacionalistas.

No hay sociedades en la historia humana que hayan sufrido porque su pueblo se haya vuelto demasiado razonable.


3. El ateísmo es dogmático.

Judíos, Cristianos y Musulmanes afirman que sus escrituras son tan proféticas de las necesidades humanas que solo pudieron haber sido escritas bajo la dirección de una deidad omnisciente.

Un ateo es simplemente una persona que ha considerado esta afirmación, leído las escrituras y encontrado las afirmaciones ridículas. No es necesario tener fe en algo, o ser de alguna manera dogmático para rechazar creencias religiosas injustificadas. Como el historiador Stephen Henry Roberts (1901- 1971) dijo en una ocasión: “ Te reto a que ambos somos ateos. Solamente que yo creo en un dios menos que tú. Cuando entiendas porque desestimaste los otros posibles dioses, entenderás por qué desestimo al tuyo”.


4. Los ateos creen que todo en el universo surgió por azar.

Nadie sabe por qué el universo existió. En efecto, no está enteramente claro que podamos hablar coherentemente acerca del “comienzo” o de la “creación” del universo, estas ideas invocan el concepto de tiempo y aquí hablamos del origen del espacio-tiempo en sí mismo.

La idea que los ateos creen que todo fue creado al azar es también utilizada regularmente como crítica a la evolución darwinista. Como explica Richard Dawkins en su maravilloso libro “El espejismo de Dios”, “esto representa una absoluta mala interpretación de la teoría evolucionista.” Aunque no sabemos precisamente como la química temprana de la tierra engendró la biología, sabemos que la diversidad y la complejidad que vemos en el mundo viviente no es un producto del mero azar. La evolución es una combinación de mutación aleatoria y selección natural. Darwin utilizó la frase “selección natural” por analogía con “selección artificial”, utilizada por los criadores de animales. En ambos casos,  la selección ejerce un efecto altamente no aleatorio en el desarrollo de cualquier especie.


5. El ateísmo no tiene conexión con la ciencia.

Aunque es posible ser un científico y creer en Dios (como algunos científicos parecen decir), no hay dudas de que un involucramiento con el pensamiento científico tiende a erosionar antes que a apuntalar la fe religiosa. Si tomamos a USA como ejemplo: la mayoría de las encuestas hechas al público en general muestra un 90% de creencia en algún Dios personal; sin embargo el 93% de los miembros de la Academia Nacional de Ciencias no es creyente. Esto sugiere hay pocos modos de pensar menos adecuados a la fe religiosa que el pensamiento científico.


6. Los ateos son arrogantes.

Cuando los científicos no saben algo- como porqué el universo empezó o como se formó la primera molécula auto-replicante – lo admiten. Pretender que se sabe cosas que en realidad no se saben implica una enorme negativa para la ciencia. Y sin embargo es la sangre que da vida de las religiones basadas en la fe. Una de las monumentales ironías del discurso religioso se ve en la frecuencia con que la gente de fe se auto alaban por su humildad, mientras afirman conocer hechos acerca de la cosmología, la química y la biología que ningún científico conoce. Cuando consideran cuestiones acerca de la naturaleza del cosmos y nuestro lugar en él, los ateos tienden a basar sus opiniones en la ciencia. Esto no es arrogancia; es honestidad intelectual.


7. Los ateos son cerrados a la experiencia espiritual.

No hay nada que impida a un ateo experimentar el amor, el éxtasis, arrobamiento y sobrecogimiento; los ateos pueden dar valor a estas experiencias y buscarlas regularmente. Lo que los ateos no suelen hacer es hacer injustificadas (e injustificables) afirmaciones acerca de la realidad basados en esas experiencias. No hay dudas de que algunos Cristianos han transformado para mejor su vida leyendo la  Biblia y rezando a Jesús.

¿Qué prueba esto?

Prueba que ciertas disciplinas de atención y códigos de conducta pueden tener un profundo efecto en la mente humana. ¿Sugieren estas experiencias que Jesús es el único salvador de la humanidad? Ni remotamente, porque Hindúes, Budistas, Musulmanes e incluso ateos tienen experiencias similares.

No hay en efecto ningún Cristiano en la tierra que sepa si Jesús usaba barba más que si nació de una virgen o que si se levantó de entre los muertos. Estas simplemente no son la clase de cosas que una experiencia espiritual pueda autenticar.


8. Los ateos creen que no hay nada más allá de la vida y el entendimiento humanos.

Los ateos son libres de admitir los límites del entendimiento humano de una manera en que los religiosos no pueden. Es obvio que no entendemos del todo el universo; pero es aún más obvio que ni la Biblia, ni el Corán reflejan un mejor entendimiento de él.

No sabemos si habrá vida compleja en algún otro lugar del cosmos, pero podría. Si la hubiera, tales seres podrían haber desarrollado un entendimiento de las leyes naturales que excedan vastamente a las nuestras. Los ateos pueden hacer esas suposiciones, incluso pueden admitir que si existieran brillantes extraterrestres, los contenidos de la Biblia y el Corán serían aún menos impresionantes que lo que son para los humanos ateos.

Desde el punto de vista ateo, las religiones del mundo trivializan completamente la belleza real de la inmensidad del universo. Nadie debe aceptar algo que no tenga suficiente evidencia para aceptar tal observación.


9. Los ateos ignoran el hecho de que la religión es extremadamente beneficiosa para la sociedad.

Aquellos que enfatizan los buenos efectos de la religión parecen nunca percibir que tales efectos fallan en demostrar la verdad de cualquier doctrina religiosa. Es por eso que tenemos términos como “pensamiento deseoso” y  “auto-decepción”. Hay una profunda diferencia entre un espejismo consolador y la verdad.

En cualquier caso, los buenos efectos de la religión pueden ser discutidos. En la mayoría de los casos, parece que la religión da a la gente malas razones para comportarse bien, cuando hay buenas razones disponibles. Pregúntese a sí mismo, si qué cosa es más moral, ayudar a los pobres preocupados por su sufrimiento, o hacerlo así porque el creador del universo desea que lo haga, que lo recompensará por hacerlo o lo castigará si así no lo hiciere.


10. El ateísmo no provee bases para la moralidad.

Si una persona aún no comprendió que la crueldad está mal, ciertamente no descubrirá eso leyendo la Biblia o el Corán, esos libros desbordan de crueldad humana y divina.

No obtenemos moralidad de la religión. Nosotros decidimos qué es bueno en nuestros buenos libros recurriendo a las intuiciones morales que, en cierto nivel, están impresos en nosotros, y que han sido refinados por miles de años de pensar acerca de las causas y posibilidades de la felicidad humana.

Hemos hecho un considerable progreso moral a través de los años y no lo hicimos leyendo la Biblia o el Corán más atentamente. Ambos libros condonan la práctica de la esclavitud, mientras todo humano civilizado reconoce que la esclavitud es una abominación. Cualquier cosa que sea buena en un escrito (como la regla dorada) puede ser valorada por su sabiduría ética sin que debamos creer que nos fue traída por el creador del universo.


Echaron al médico que amenazó con no anestesiar a las mujeres que quieran abortar

Así lo informó el ministerio de Salud Pública de La Rioja luego de que Facundo Segovia Barcena amenazó través de las redes sociales ...